Descubre la fascinante evolución de los rascacielos de Nueva York: un legado arquitectónico impresionante

La eterna discusión sobre si el huevo o la gallina fue primero aún sigue sin resolverse. En cambio, sí hay claridad al respecto de qué surgió primero: si el ascensor o el rascacielos. Aunque los primeros ascensores fueron hidráulicos, no eléctricos, estos fueron una maravilla para los clientes y mejoraron las condiciones laborales de los botones quienes ya no tenían que cargar con pesadas maletas por las escaleras. Además, con la perfección de esta tecnología junto con los nuevos materiales constructivos como el acero y el hormigón armado, los constructores de edificios se atrevieron a crear estructuras cada vez más altas.

Índice de contenidos

Los comienzos de los rascacielos en Nueva York

El 1 de mayo de 1870 se inauguró en el 120 de Broadway el cuit bolt life building, sede de una compañía de seguros estadounidense. Aunque hoy día su altura de 40 metros parece insignificante, en su momento fue una proeza arquitectónica. Además, contaba con un ascensor que se dice fue el primero para oficinistas, y es considerado el primer rascacielos construido. Descubre la fascinante evolución de los rascacielos de Nueva York: un legado arquitectónico impresionante Sin embargo, hay cronistas que datan el hito años más tarde en 1881 en otra ciudad, Chicago.

Lo que no admite discusión es que Nueva York ha sido, es y será la capital mundial de los rascacielos.

La regulación de la construcción de rascacielos en Nueva York

En la construcción de los rascacielos de la década de los 20 y 30 en Nueva York, el estilo art decó permitió maravillosos escalonamientos y juegos volumétricos. Pero todo esto fue posible gracias a la ley de zonificación que entró en vigor en 1916 en la que se limitaba la superficie de los edificios a partir de cierta altura para permitir la entrada de luz natural. Es decir, la construcción de los rascacielos no fue al dictado de las protestas ciudadanas, sino que se sirvió de experiencias arquitectónicas previas para su reglamentación.

De hecho, uno de los primeros grandes rascacielos de Nueva York, el Singer Tower, cumplió una serie de cánones urbanísticos en su construcción en 1906 que sentaron las bases para la edificación de los rascacielos posteriores. Descubre la fascinante evolución de los rascacielos de Nueva York: un legado arquitectónico impresionante

Los emblemáticos rascacielos de Nueva York

Entre los edificios emblemáticos de Nueva York se encuentra el Fuller Building, popularmente conocido como el Flat Iron por su forma que recuerda a una plancha de acero. Otro edificio icónico es el World Worth que llegó a ostentar el título del rascacielos más alto del mundo. Su construcción estuvo adornada con estructuras decorativas, pináculos, gárgolas, y un vestíbulo con escaleras de mármol y vidrieras pintadas. Estos edificios son a nuestra época lo que las catedrales medievales fueron a su tiempo: símbolos de una época.

Otro emblemático rascacielos es el Empire State Building, que reinó en los cielos de la ciudad desde su construcción en 1931 hasta 1970. Este edificio tiene la peculiaridad de haber revalidado su título de rascacielos más alto de la ciudad luego de los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 contra las torres gemelas del World Trade Center que habían tomado su lugar. Descubre la fascinante evolución de los rascacielos de Nueva York: un legado arquitectónico impresionante

Hoy día, la ciudad de Nueva York sigue siendo deudora de nuevos edificios que albergan las sedes de grandes compañías como Seagram, New York Times, Metlife o Citigroup. El edificio Seagram es una joya en cuanto a diseño y lleva la firma de Mies van der Rohe y Philip Johnson. Otras joyas más recientes son la sede del New York Times, del arquitecto italiano Renzo Piano, y el Met Life, fácil de reconocer por su diseño y que antiguamente pertenecía a la aerolínea Pan Am. Por último, el Citigroup, antes Citicorp, con su característico remate en 45 grados, es uno de los grandes iconos de la ciudad y uno de los primeros en incorporar un amortiguador de masa en la parte superior para dotar la estructura de estabilidad en caso de fuertes vientos, tan frecuentes en la ciudad.

Nueva York sigue en pie como una ciudad sin límites para alcanzar el cielo.

5/5


Si quieres conocer otros artículos parecidos a Descubre la fascinante evolución de los rascacielos de Nueva York: un legado arquitectónico impresionante puedes visitar la categoría Historia Mundial.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *