Descubre la fascinante historia del IMPERIO ACADIO en tiempo récord

La región de Oriente Medio es considerada como la cuna de las civilizaciones. Debido a su geografía favorable para el asentamiento humano, ha visto el crecimiento de grandes civilizaciones que han aportado a la humanidad. En este artículo, te interesa conocer cómo fueron los sucesos de un importante episodio de la antigüedad: el Imperio Acadio. Antes de empezar, importante aclarar el concepto de creciente fértil, una región histórica que ocupó parte de los territorios de Levante, Mediterráneo, Mesopotamia y Persia. A través de la afluencia de los ríos Nilo, Tigris y Éufrates, esta zona fue como su nombre lo indica: un lugar fértil, lo que conllevó al desarrollo de diversas civilizaciones. Por tal motivo, aquí se encuentran algunos de los asentamientos más antiguos de la historia. Hacia el 2.500 antes de Cristo, ya existían algunas ciudades que tal vez te suenen como Mar y Brooke y Ur, la patria de Abraham, considerado por judíos, cristianos y musulmanes como el primer patriarca. De ahí el nombre y las religiones abrahámicas. En cuanto a los pueblos que habitaron la región, destacan los elamitas, anatolios, sumerios, armenios y semitas. Uno de estos últimos, de los que descienden hebreos, amaricos y etíopes, es el pueblo acadio. Los acadios eran nómadas originarios de la península arábiga, que fueron migrando a la creciente fértil a mediados del tercer milenio antes de Cristo, cuando los sumerios tenían la hegemonía de la región. Descubre la fascinante historia del IMPERIO ACADIO en tiempo récord De los acadios, destaca un importante personaje: Sargón, quien habría sido el jardinero del rey de Kish, una ciudad en Sumeria, en la Mesopotamia inferior. Sargón provenía de la ciudad de Acade, ubicada al norte de Sumeria, y cuya fundación se remonta al 2.335 antes de Cristo. El líder plantearía una revuelta contra las ciudades sumerias, luego de convencer a mucha gente para que se una a su causa. De esta manera, Sargón al mando de los acadios vence a una coalición de varias ciudades sumerias en la batalla de Uruk, en la que a pesar de contar con inferioridad numérica, derrotan a sus enemigos gracias al uso de largos. Se consolida así el Imperio acadio, el cual, si bien no se compara a los estándares de lo que hoy consideraríamos como una potencia, al solo contar con unos cinco mil soldados, muchos lo tildan como el primer imperio de la historia. Sargón, quien se ganó el apodo de "el grande", no se conformó con la conquista de Sumeria, sino que extendería los dominios acadios conquistando nuevos territorios como el reino de Mari al noroeste, la ciudad de Ur y avasallando a otros, como los na wang y hurgues en la actual Siria. Así, en el año 2000 antes de Cristo, ya tenía la hegemonía sobre Mesopotamia y parte de Levante. Esto significa que el acadio se convertiría en la lengua franca de la región, aunque adoptando algunos elementos sumerios como su escritura. Con el gobierno iniciado por Sargón, se rompió los moldes de la hasta entonces sistema de ciudades estado. El rey era ahora el centro del mundo civilizado, es decir, ahora nada de lo que pasara en los territorios era ajeno a su autoridad y jurisdicción. Así mismo, se organizaba el ejército, la administración estatal y un sistema de recaudación de tributos. Descubre la fascinante historia del IMPERIO ACADIO en tiempo récord En cuanto a la economía, el reinado de Sargón se caracterizó por conseguir una gran mejora del comercio entre las ciudades bajo su dominio. A pesar de haber sometido a los sumerios, poco a poco se fue ganando la simpatía de los habitantes del imperio. A su muerte en el 2.278 antes de Cristo, Sargón seguía relevado por su hijo Rimush. El nuevo gobernante tendría que enfrentar una serie de revueltas, especialmente en Quiebra, en el actual sitio occidental. Era otro pueblo semita cuyo idioma se considera la lengua semítica más antigua. Rimush y su hermano sucesor perdieron varios territorios y no serían recuperados hasta el ascenso del nieto de Sargón, cuarto gobernante de la dinastía: Narán Sin. El nuevo emperador no se conformó con la recuperación de los territorios sublevados, como Mar y Ninguda. También emprendió la conquista de nuevos territorios como la región de Alepo, en Siria, y partes de Anatolia, Persia y el Sinaí, consiguiendo así la máxima expansión del imperio y llegando a establecer relaciones con pueblos tan lejanos como los del valle del Indo. Por tal motivo, en Aran, se autoproclamó como un dios. Asimismo, fue llamado como el rey de "las cuatro esquinas del mundo", un término que apareció en diversas mitologías antiguas y que, según los acadios, hacía referencia a las cuatro zonas entonces conocidas: Subartu en el actual Asiria en el norte, Martu en el oeste, Elam en el este y Sumer en el sur. Descubre la fascinante historia del IMPERIO ACADIO en tiempo récord Hasta incluso se le construyó un templo en Hararé. Sin embargo, hubo un pueblo que nada más y nada menos pudo derrotar: los Gutis, provenientes de los montes Zagros, en el actual Kurdistán iraquí, y quienes acaban continuamente en las tierras del valle. A pesar de haber visto a su imperio en su máximo apogeo, Narán Sin muere en el 2.218, dejando un inestable gobierno con nuevas rebeliones internas. Su hijo y sucesor, Sharkalisharri, tuvo que enfrentar nuevas reuniones, como la de los islámicos del golfo Pérsico, quienes independizaron los territorios del este, estableciendo su propio reino que utilizó su idioma. En Occidente, un nuevo grupo de nómadas, conocidos como los amorreos, atacaron al Imperio por el otro frente. Sharkalisharri sería asesinado en el 2.193, dejando a nadie más debilitada que el Imperio. Su muerte trajo una gran inestabilidad que propició la independencia de varias ciudades-estado o medias. Poco después, el territorio acadio se redujo a los alrededores de la ciudad de Agadez, en el cual surgió una crisis sucesoria pues varios pretendientes al trono lucharon por tomar el poder. Finalmente, quedó el rey de quien ante el establecimiento de los belicosos Gutis en la zona, presenciaría el fin de Acadia ante el creciente poder de los otrora nómadas, quienes propiciaron la caída final aproximadamente hacia el 2154 antes de Cristo, dando pase a un renacimiento de Sumeria, quienes progresivamente fueron reimplantándose en la región. En cuanto al pueblo acadio, con el paso de los siglos, su idioma se siguió hablando, incluso hasta la era del Imperio Neobabilónico durante el siglo 5 antes de Cristo, aunque ya no como el

4.3/5


Si quieres conocer otros artículos parecidos a Descubre la fascinante historia del IMPERIO ACADIO en tiempo récord puedes visitar la categoría Historia Mundial.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *