Descubrimiento impactante en Pompeya: Arqueólogos hallan restos de un esclavo y su amo

En este artículo hablaremos sobre el reciente descubrimiento de dos cuerpos en la Villa Química Julian, una gran villa ubicada a unos 700 metros de Pompeya. Este hallazgo es un ejemplo reciente de por qué este sitio sigue siendo relevante y emocionante para la comunidad arqueológica. Pero, antes de profundizar en este hallazgo, es importante recordar la historia de Pompeya y su importancia histórica. Pompeya es una antigua ciudad romana que fue enterrada por la lluvia de piedras y ceniza volcánica expulsada por el violento Vesuvio en el año 71 después de Cristo. Esta ciudad se mantuvo en el tiempo hasta que fue redescubierta a mediados del siglo 18 junto con su vecina Herculano. Según la versión tradicional aportada por Plinio el Joven, la mayoría de sus habitantes fallecieron durante este catastrófico evento, que ocurrió el 24 de agosto del año 71 después de Cristo. Sin embargo, en los últimos tiempos, gracias a nuevos hallazgos encontrados sobre el terreno, muchos arqueólogos e historiadores han cuestionado dicha fecha situando su posible destrucción dos meses después, a finales de octubre del mismo año. Tras su hallazgo en 1748, la curiosidad por conocer más sobre la ciudad de Pompeya hizo que las excavaciones se sucedieran intensificasen durante el siglo 19, momento en el que destacaron los trabajos e investigaciones del prestigioso arqueólogo italiano Giuseppe Morelli. Descubrimiento impactante en Pompeya: Arqueólogos hallan restos de un esclavo y su amo Morelli comenzó a investigar varios años los restos humanos que iban apareciendo en el sitio y en 1867 tuvo una idea realmente brillante que permitió tener una visión cruelmente real de cómo fueron los últimos instantes de muchos de los habitantes de la desafortunada ciudad de Pompeya. Esta idea consistió en el diseño de una técnica basada en la obtención de moldes de yeso con la que se pudieron extraer las famosas huellas de los cuerpos que sucumbieron a la catástrofe. Este proceso bautizado en su honor como método Fiorelli consistió en rellenar con yeso fresco los huecos vacíos que habían dejado los cuerpos humanos, obteniendo siluetas realmente llamativas que permitieron reconstruir cómo intentaron escapar y refugiarse sin éxito de la erupción del Vesuvio. Casi 150 años después de comenzar a practicar esa novedosa técnica en Pompeya, el método Fiorelli sigue teniendo una vigencia absoluta. Hace solo unos días, saltó a casi todos los medios de comunicación el hallazgo de dos nuevos cuerpos en la Villa Química Julian, ubicada a la salida de Pompeya. Los arqueólogos que trabajan en el lugar encontraron los restos de estos dos individuos cerca de uno de los criptopórtico del complejo. Es importante destacar que un criptopórtico es una especie de pasillo o galería subterránea destinada sobre todo al tránsito de personas, y en algunos casos también al almacenamiento de víveres u otros materiales. Descubrimiento impactante en Pompeya: Arqueólogos hallan restos de un esclavo y su amo Encontrar estos cuerpos en este lugar y no en otro ayudó a los arqueólogos a reconstruir cómo fueron sus últimos momentos, asegurando que ambos probablemente sobrevivieron al primer estallido del Vesuvio, que causó una intensa lluvia de piedras de varios kilos de peso, que derrumbó techos y fachadas. Su fallecimiento tuvo lugar mientras subían durante la segunda fase de la erupción, que fue mucho más violenta y que tuvo lugar unas cuantas horas después. Fue esta segunda fase la que sepultó definitivamente a la ciudad. Este descubrimiento es especial por la extraordinaria conservación de sus siluetas, que han permitido vislumbrar incluso la ropa que portaban en el momento de morir. La postura del individuo más mayor ha llamado la atención, ya que estaba con la cabeza inclinada hacia atrás, los brazos en cruz y con las piernas abiertas y flexionadas como si de un jinete se tratase. Además, se ha podido reconstruir algunos rasgos faciales. También se ha conservado la piel de sus vestimentas, lo que los convierte en un hallazgo excepcional. Descubrimiento impactante en Pompeya: Arqueólogos hallan restos de un esclavo y su amo Sobre ellos se han podido conocer bastantes detalles. El primero medía 156 cm y tenía una edad comprendida entre los 18 y los 25 años. El otro, que medía un poco más, unos 162 cm, también era más mayor, tenía entre 30 y 40 años. El primer hallado ha podido ser identificado como el esclavo del segundo, ya que portaba una túnica corta hecha de lana de carácter humilde y su cuerpo presentaba varias lesiones en los discos vertebrales, probablemente fruto de grandes esfuerzos o de cargas de grandes pesos. El hallazgo de estos dos cuerpos es un ejemplo más de por qué Pompeya sigue siendo relevante e interesante para la arqueología. Y a vosotros, ¿qué os parece este descubrimiento? Si os ha gustado este artículo, no dudéis en comentar y compartir en vuestras redes sociales. ¡Hasta el próximo hallazgo!

5/5


Si quieres conocer otros artículos parecidos a Descubrimiento impactante en Pompeya: Arqueólogos hallan restos de un esclavo y su amo puedes visitar la categoría Historia Mundial.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *