El legado imborrable de Johan Cruyff: Un ícono revolucionario del fútbol

Johan Cruyff, jugador y entrenador rebelde sin causa y máximo exponente del fútbol total, recibió el Balón de Oro en tres ocasiones: 1971, 1973 y 1974. Esta marca la comparte con Michel Platini y Marco van Basten. Es considerado por la FF HS como el segundo mejor jugador del siglo XX, detrás de Pelé.

Este genio nació en Ámsterdam en 1947. La humilde infancia de Johan, así es como le llamaba cariñosamente su madre, que trabajaba como limpiadora del club, estuvo ligada a un balón de fútbol y al Ajax de Ámsterdam. Con tan solo 10 años, fue escogido entre otros niños para formar parte de las categorías inferiores. Cuando tenía 12 años, sufrió su primer revés en la vida: su padre, que era frutero, murió de un ataque al corazón. Al año siguiente, abandonaría todos los estudios para dedicarse exclusivamente al fútbol.

Índice de contenidos

La Carrera de Johan Cruyff

El joven Johan acabaría encontrando una nueva figura paterna en Rinus Michels, entrenador del Ajax y antiguo jugador. Rinus Michels elaboró un plan físico y alimenticio para arreglar su endeble figura. A Johan Cruyff le llamaban "el flaco". Pasó rápidamente por todas las categorías inferiores hasta que consiguió llegar a la primera plantilla. El legado imborrable de Johan Cruyff: Un ícono revolucionario del fútbol Su talento era indiscutible. Con 17 años, debutó con el Ajax en la primera liga, marcando el único gol de su equipo en ese partido.

El Ajax se convirtió en el mejor equipo de Europa gracias a las contribuciones de Johan Cruyff. Ganaron seis ligas, cuatro copas, tres copas de Europa, una copa intercontinental y una supercopa de Europa, solo en su primera etapa con el club. Luego, volvería a hacer grande al Ajax, tanto como jugador como entrenador.

La Rebelión de Cruyff

La ruptura con el Ajax llegó en la temporada 1973-1974, cuando el club negoció el traspaso de Cruyff al Real Madrid. Al saberlo, el jugador hizo muestra de una rebeldía que lo caracterizó durante toda su carrera, no fichando por el Real Madrid, sino por su máximo rival, el Barcelona. Fue recibido en Barcelona como un auténtico ídolo. El equipo, que se encontraba en penúltima posición, dio un giro desde entonces, consiguiendo no perder ni un solo encuentro desde la llegada de Cruyff y logrando ganar por fin el campeonato de primera división de España, un título que el Barcelona no ganaba desde hacía 14 años. Esa misma temporada, le endosaron un 0-5 al Real Madrid en el Bernabéu, siendo el entrenador Rinus Michels, antiguo entrenador del Ajax.

Los siguientes años no fueron tan buenos, aunque Johan Cruyff marcó la diferencia en el Barcelona y en el fútbol europeo. No consiguió ningún título con el club hasta su quinta y última temporada como blaugrana, cuando el Barça consiguió la Copa del Rey. El legado imborrable de Johan Cruyff: Un ícono revolucionario del fútbol Sus problemas con la directiva lo llevaron a abandonar el fútbol español.

Su estancia en Barcelona dejó una gran huella en su persona, ya que se integró muy rápidamente en la cultura catalana, hasta el punto de llamar a su tercer hijo Jordi. Con 30 años, se marchó a la liga norteamericana y estuvo varios años en diferentes equipos, intercalando con un breve periplo por la segunda división española con el Levante.

La Leyenda de Johan Cruyff

Johan Cruyff también jugó con la selección de fútbol de su país. El fútbol total era el sistema de juego de la "naranja mecánica", así la apodaron. Rinus Michels volvió a entrenar a Cruyff en este equipo. Era una maravilla verlos jugar. La "naranja mecánica" llegó a jugar dos finales mundiales, que acabó perdiendo. En la primera se topó con la Alemania de Beckenbauer, y en la segunda, con la Argentina de Kempes. El rebelde Cruyff decidió no asistir a este último mundial por discrepancias con la federación y la organización.

Con 34 años, la carrera de Cruyff parecía estar llegando a su fin, pero sorprendentemente fichó de nuevo por el Ajax. El legado imborrable de Johan Cruyff: Un ícono revolucionario del fútbol Durante sus dos temporadas en el club de su infancia, consiguió ganar la liga en ambas, además de una copa. Con 37 años, tras una mala relación con la directiva del Ajax, salió a relucir de nuevo el espíritu rebelde de Cruyff, que decidió fichar por el máximo rival, Feyenoord de Rotterdam. En la que fue su última temporada, consiguió hacer doblete, ganando la liga y la copa. Su carrera como jugador no pudo terminar de manera más triunfal.

Johan Cruyff no podía dejar su pasión por el fútbol, y como no podía ser de otra manera, hizo carrera como entrenador. Primero en el Ajax y luego en el Barcelona, haría historia. Ganaría cuatro ligas consecutivas y la primera copa de Europa de la historia del club. Al equipo le apodaron el "dream team", con jugadores como Laudrup, Kuman, Stoichkov, Romario o Guardiola. Este último acabaría heredando su estilo de fútbol total, tanto como jugador como entrenador.

Johan Cruyff falleció joven, a la edad de 68 años, en Barcelona, el 24 de marzo de 2016, víctima de un cáncer pulmonar que lo aquejaba. El futbolista total se nos había ido, pero una leyenda había nacido.

Fuentes de las imágenes:

4/5


Si quieres conocer otros artículos parecidos a El legado imborrable de Johan Cruyff: Un ícono revolucionario del fútbol puedes visitar la categoría Blog.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *