Haití y República Dominicana: Descubre las claves de su separación histórica y cultural

La isla más poblada de América y una de las pocas que está dividida entre dos países es la Española, y lo curioso es que esta división podría definirse como definitiva. En un lado encontramos una población mayoritariamente mestiza, católica e hispanohablante que vive uno de los crecimientos más celebrados de la región, mientras que en el otro hay una población mayoritariamente negra, de habla francesa y creole con una especie de sincretismo entre el cristianismo y el vudú, que habita en el país más pobre de América.

Índice de contenidos

Los orígenes históricos de la isla

La isla de la Española, hasta antes de la llegada de los europeos, era conocida como Quisqueya o Haití por los indígenas taínos. Hacia fines del siglo XV, se convierte en el terreno del primer asentamiento español en América, el fuerte Navidad, fundado por Cristóbal Colón. Con el pasar de las décadas y el descubrimiento de nuevos territorios con mayores riquezas, especialmente en Perú y México, la isla fue perdiendo relevancia para la corona española.

Hacia el siglo XVII, la parte más occidental de la isla fue constantemente hostigada por bucaneros ingleses, neerlandeses y franceses. Estos últimos establecieron desde el siglo XVII la isla Tortuga como su base de operaciones y tomaron desde 1625 la parte occidental de la Española, a la que bautizaron como Santo Domingo, desde donde realizan saqueos a la parte controlada por los españoles. Esta ocupación no se formalizaría hasta el Tratado de Ryswick de 1697, luego de la Guerra de los Nueve Años, en el que España reconoce la soberanía francesa sobre las actuales fronteras haitianas. Es aquí cuando el territorio se convierte en la principal colonia francesa gracias a la proliferación de plantaciones de azúcar, café y otros productos. Se dice que para el siglo XVIII, Haití ya era la colonia más rica del mundo, aunque a un alto precio, pues esto se dio luego de imponer unas durísimas condiciones de trabajo a los esclavos africanos, quienes morían rápidamente, lo que obligaba a traer nuevas importaciones. Haití y República Dominicana: Descubre las claves de su separación histórica y cultural

La División de la isla

La sociedad de ese entonces se organizó en grupos basados en la pureza racial y el poder económico. Todo esto cambiaría luego de que las ideas de la Revolución Francesa de 1789 lleguen a la isla, teniendo un impacto directo en la unidad de la población negra. En 1791 estalla la Revolución Haitiana, el primer movimiento revolucionario de América Latina, que termina con la expulsión del gobierno colonial francés y la abolición de la esclavitud, luego de un violento levantamiento en el que miles de blancos fueron masacrados. De esta manera, Haití se convierte en el primer estado independiente de Latinoamérica. No obstante, eso le costaría enredarse con una altísima deuda hacia el gobierno francés a cambio de reconocer su independencia. Esto sumado al hecho de que muchos de los funcionarios en la cien de país pasaron de ser esclavos a políticos, fue la combinación perfecta para que Haití se mantenga estancado y no pueda progresar.

En cuanto a la parte española de la isla, en 1795 se firma el Tratado de Basilea, en el que España cede su parte de la isla a la entonces República Francesa, e inicia así un periodo de unificación de toda la isla bajo la soberanía francesa, por lo que es conocido en la historia dominicana como la era de Francia, hasta 1809, cuando el país regresa bajo dominio español. Esto coincide con la Guerra de Independencia Española, en la que la península estaba siendo invadida por Francia. Esto generó que las autoridades muestren un irrisorio interés por la Capitanía del Santo Domingo. Por lo que este periodo se recuerda como la España aboga. Haití y República Dominicana: Descubre las claves de su separación histórica y cultural

La independencia oficial de la República Dominicana se consolida en noviembre de 1821 y llevó el nombre de Estado Independiente de Haití Español. Entre 1916 y 1924 ambas partes de la isla fueron simultáneamente ocupadas por EE.UU., lo que se puede considerar como la última vez en la que estuvieron bajo un solo dominio.

Los gobiernos dominicanos

Durante las décadas siguientes, ambas partes de la isla se distanciaron muchísimo, especialmente por el recelo por parte de los dominicanos hacia la ocupación haitiana. Lo cual se intensifica luego de que, durante la era del Segundo Imperio Haitiano, existan nueve intentos fallidos de ocupación por parte de Faustino Primero. Esto conllevó a que algunos gobiernos dominicanos, como el de Rafael Trujillo, incentiven un sentimiento anticristiano y derivó a que ocurran tristes episodios como la masacre de Perejil en 1937, cuando miles de haitianos fueron asesinados en la frontera.

Debido a la constante precaria situación económica y política que se ha vivido en Haití, no hay novedad que hasta el día de hoy, en la frontera, se viva una de las tantas crisis migratorias. Aunque legalmente el número de haitianos en República Dominicana sea de aproximadamente medio millón, se estima que al menos un millón de ciudadanos americanos tengan ascendencia haitiana. Haití y República Dominicana: Descubre las claves de su separación histórica y cultural Y aunque luego de una constante vilipendio entre ambas partes de la isla, el terremoto de enero del 2010 demostró que, a pesar de todo, ambos países pueden trabajar juntos ante una catástrofe. Resulta que el gobierno dominicano fue el primero en enviar ayuda humanitaria y facilitó a los haitianos la adquisición de visas para atenderse en hospitales dominicanos. Asimismo, muchos refugiados haitianos fueron recibidos y apoyados por dominicanos. Un gesto por el cual ambos pueblos demuestran que más allá de la nacionalidad, todos somos humanos.

Como ves, la Española estuvo en muchas oportunidades cercana a verse unificada en una sola entidad, pero por diversos caprichos de la historia, la división de la isla se ha concretado de una manera casi irreversible. Por lo que ahora se deben enfocar y seguir estrechando los lazos de cooperación. Pues es irrefutable que si a una parte le va bien, a la otra también.

¿Te preguntas cómo sería la historia si la isla nunca se hubiera dividido? No te olvides de dejar tu comentario. Y recuerda compartir. ¡Hasta la próxima!

4.7/5


Si quieres conocer otros artículos parecidos a Haití y República Dominicana: Descubre las claves de su separación histórica y cultural puedes visitar la categoría Historia Social.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *